La Videncia Innata: el poder de ayudar a los demás

Desde muy joven descubrí mi videncia y la capacidad de ayudar a las personas mediante mis amarres de amor.

Muchos en mi familia, y en mi círculo me tomaron por loca, porque el descubrir que eres vidente es un descubrimiento que se va conociendo poco a poco. A través de la videncia se pueden predecir muchas situaciones, y muchas de ellas negativas, por desgracia. Al ver que todas esas situaciones malas, luego se hacían realidad, me hacía pensar que podría llegar a ser gafe en vez de vidente, pero poco a poco conforme una va creciendo se va dando cuenta que la predicción de situaciones se va haciendo más asidua y una se cuenta que tiene el Don de la videncia.

Poco a poco, desde la niñez me fui interesando por los trabajos de magia, leyendo varios escritos y libros de mi abuela, ya que normalmente el Don de la videncia se salta una generación.

No podemos confundir los trabajos de magia con la videncia. Lo único que tienen en común es que para emplear trabajos de magia es necesario tener el poder sobrenatural que otorga la videncia. La magia, los trabajos de amarres y hechizos se estudian, se aprende, pero hay que tener fuerza para llevarlos a cabo.

Mi formación durante toda mi vida ha ido enfocada a las variantes que considero que son a día de hoy las efectivas y las que han ido demostrándole a medio mundo que funcionan:

Santería afrocubana, vudú, alta magia, trabajos con espíritus (en los que se engloban hechizos de diversas nacionalidades).

He trabajado como manager de “Essen”, he tenido mis propias líneas de tarot, pero yo ya renuncié a todo eso, me restaba mucho tiempo y no me permitía centrarme en lo que todo el mundo me animaba, a realizar una tesis de amarres de amor de uso propio, donde poder consultar casos provenientes de todo mundo y toda familia.

He trabajado entre los mejores y entre las mejores, he formado a gente muy válida que hacen el bien en su trabajo. No tienes por qué tachar a todas las personas de un mismo oficio con el mismo lápiz afilado, hay que escarbar entre la tierra para encontrar sangre auténtica.

Para conocer más sobre mí, puedes llamarme a mi teléfono particular 617894151 y despejar cualquier duda que tengas.

Silvia Salamanca

Soy Silvia Salamanca, si hay algo que me inquietaba desde hace años y en lo que soy experta es en recuperar el amor de una persona, a través de mis amarres de amor fuertes. Soy maestra, por tanto soy oradora de la alta magia, he tenido mi escuela de alta magia en Miami, y en Pontevedra (España), de donde es mi familia natal. Hay muchas personas que dicen saber de amarres de amor y de alta magia, pero si los hay mejores que yo, yo no los he visto.